Logo

Entre el ruido y la mudez: 22 principios de política para no perder el tiempo

/ junio 3, 2017 / Entre el ruido y la mudez: 22 principios de política para no perder el tiempo

Por @ortegabrothers

1- No llamar a las cosas por su nombre es la peor decisión: se enfrenta a un gobierno corrupto y corruptor, títere de poderes geopolíticos que viven de matar, extraer, perseguir, torturar y de cuanto negocio ilegal exista en el globo.

2- Ser realista implica ver y señalar a quienes se benefician de ingresos directos e indirectos del rentismo. Los partidos políticos tienen líneas de flotación económica y beben tanto del situado, como de negocios con los socios internos del gobierno, al igual que de los negocios paralegales de esos socios extractores en Venezuela.

3- Hacerse un mapa de poder de la situación del país resulta imperativo.

4- El mapa de poder implica bosquejar actores delimitándolos entre amigos, enemigos, aliados y observadores

5- No hay que ser derrotista, se ha llevado adelante durante 60 días lo que se debió haber hecho, mínimo desde hace 11 años.  Al quinto año de gobierno todo ciudadano, mínimamente esclarecido, sabía que ésta mafia tiránica en networking iba encaminada a la destrucción del ADN democrático del país.

6- Así como cuando en una operación electoral resulta perjudicial cambiar constantemente al jefe de campaña; así, resulta insano remplazar repetidamente la estrategia de obtención del poder, alterar la intención de seducción de la opinión pública o dar señales confusas al explicar la realidad en la prensa política y económica internacional.

7- Cambiar de voceros, como si de una fragancia se tratara, no es rentable ni hace adelantar ninguna agenda política.

8- No darle una línea compartida a los voceros es un error incalculable en una actividad de supuestos políticos profesionales. Actuar bajo la improvisación o peor aún, bajo una praxis que permite la acción colaboracionista, deshace cualquier intento de avance de una política pro Venezuela y anti invasión.

9- No hacer FODA del adversario o adversarios diariamente, se paga con el debilitamiento de la propias líneas internas de comunicación y prospectiva

10- La fascinación, obsesión y fijación por las encuestas y los encuestadores propagandistas se paga con desengaño y se contagia con una alucinación casi infecciosa.

11- Prometer lo imposible es tan funesto como no prometer nada.

12- Descuidar las emociones, al plantear rutas de acción, es olvidar que los seres humanos no son autómatas, sino organismos vivos que sienten, sueñan y padecen.

13- No pensar visualmente en términos comunicacionales y de acciones diarias producen acciones sin estructura ética y tareas sin efecto.

14- No proponer soluciones no tiene que ser visto como  un pecado, sobre todo sí se vive dentro de  un contexto carente de autocrítica. No caer en el juego de explayarse en detalles que puedan ser utilizados por el rival, también es una labor de auto preservación.

15- Quedarse pegado en las redes sociales o utilizarlas simplemente como moda, es no percibir que existe un mundo físico en donde vivir, también implica morir. Hay que tomarse el tiempo de ponerse en el lugar de las pérdidas humanas.

16- Utilizar datos en contextos donde se valoren, es mejor que abusar de cifras repletas de ceros a la derecha, que nada le dicen a quién ni siquiera tiene migajas para contar.

17- Desconocer la lógica de los medios de comunicación actual se paga con la desatención y el desconocimiento de esos medios de comunicación.

18- Desconocer la lógica de los medios de comunicación alternativos se paga con la desatención y el desconocimiento de esos medios de comunicación alternativos.

19- Dejar de su cuenta a intelectuales orgánicos y comunicadores propagandísticos, sin desenmascarar su labor tarifada, es mantener la verdad a oscuras con nuevos silencios cómplices

20- Empeñarse en slogans, hashtags y trending topics solo lleva a la obsesión infantil por significantes vacíos.

21- Obviar la biología y las expectativas de las audiencias es hacer política para el adormecimiento del hoy y la inacción a futuro.

22- Triunfar es un asunto de dedicación, procedimiento y autoestima. Contar los logros propios es tan importante como aprender de las prácticas más exitosas del enemigo: organización, jerarquización y comunicación son los tres ejes de todo grupo que pretenda vencer en la política de todos los días.

 

Tu comentario

Email (no sera publicado)