Logo

Resistencia, Constituyente, Smartmatic y Regionales

/ Agosto 3, 2017 / Resistencia, Constituyente, Smartmatic y Regionales

Por @DiegoRimer de @Rumbo_Libertad

A ciento veinte (120) días del inicio de las protestas, con más de ciento treinta (130) asesinatos a manos de colectivos, PNB y GNB; más de mil (1000) heridos y aproximadamente 470 presos políticos, son suficientes elementos para demostrar que Venezuela demanda Libertad sin titubeos ni contradicciones. ¡La tiranía se encuentra acorralada ante los gritos de Libertad!

Hace meses, millones de venezolanos de todo el país y en el exilio, se plegaron a los llamados de desobediencia civil realizados por la resistencia en el país, e inclusive al llamado realizado por la mismísima Asamblea Nacional en su oportunidad, con el objeto de reestablecer el Orden Constitucional transgredido por el TSJ y el Ejecutivo, ocasionando esta transgresión la consecución de un golpe que ha concentrado poder en ese órgano espurio y por supuesto en las manos del tirano Nicolás Maduro y su cúpula narcoplutócrata.

El llamado a restituir el Orden Constitucional estaba caracterizado por el restablecimiento de las funciones plenas del máximo órgano legislativo del país, asimismo, la liberación de todos los presos políticos y la canalización de un llamado a elecciones generales para regenerar la gobernabilidad en el país bajo el nombramiento de un nuevo Consejo Nacional Electoral, guiado por las bases de la transparencia y solidez institucional.

Sin embargo, ante la protesta del pueblo y acorralamiento del régimen, éste decidió hacer un llamado fraudulento a una Asamblea Nacional Constituyente basado en una interpretación leguleya de los artículos 347 y 348 de la Constitución vigente en el país; ocasionando entonces el incremento de las protestas.

Dicha Asamblea Constituyente tiene como fin legalizar el negado proyecto Constitucional de 2007, también, los aspectos más fundamentalistas desde la perspectiva marxista del Plan de la Patria y, finalmente incorporar elementos ilustrados en los delirios teóricos de los factores comunistas latinoamericanos más radicales, para someter así a Venezuela a la esclavitud perpetua, hambruna y miseria.

Este llamado inconstitucional, ha pretendido ser contrarrestado por la ciudadanía activa apoyada por la Resistencia y la oposición democrática con la realización de una Consulta Popular el pasado 16 de julio de 2017 en la cual participaron 7.7 millones de venezolanos, que otorgó un mandato claro, fundamentalmente a la Asamblea Nacional y a la clase política opositora imperante para detener e impedir la legalización del comunismo en Venezuela y, llevar al país por la senda de la transición democrática. Sin embargo, el pasado 31 de julio, en la jornada más sangrienta de los últimos cuatro meses de protesta, donde 15 compatriotas fueron vilmente asesinados por el régimen y sus secuaces, la composición de una Asamblea Nacional Constituyente fue “aprobada” de forma fraudulenta:

En primer lugar, utilizando la interpretación leguleya del TSJ espurio que, mutiló la posibilidad de consulta sobre si la ciudadanía estaría dispuesta o no a constituir una Asamblea con tal fin para “refundar la República”.

Segundo,  en virtud de la protesta generalizada el país y el rechazo de más del 85% de la ciudadanía al régimen de Maduro, con el 75% de los centros electorales a nivel nacional clausurados por la protesta generalizada, sin la posibilidad de auditar dicho proceso,  el régimen sin cumplir los requisitos de la mismísima ley electoral que aprobó con su otrora mayoría legislativa, señaló la participación de 8 millones de electores y con ello la elección de los diputados Constituyentes, con lo cual se decreta la muerte de la República.

Tercero, que la cifra arrojada por el CNE, con la situación, características y circunstancias del proceso electoral es un evidente fraude electoral, el más grande en la historia del continente. Fraude que además ha sido confirmado por investigación realizada por la agencia de noticias Reuters publicado y confirmado por Smartmatic, empresa que ha llevado a cabo el aspecto técnico electoral venezolano durante los últimos 18 años, manifestando pues que el proceso fue abiertamente manipulado en cuanto al número de participantes y resultados.

Es por ello que la Resistencia y la ciudadanía en general se ha mantenido en desobediencia civil, además, insiste en el proceso de poner fin a la dictadura y establecer un gobierno de transición, nombrar un TSJ transparente capaz de administrar justicia y nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral, para finalmente poder realizar elecciones libres y transparentes.

La Asamblea Nacional, con el mandato otorgado el 16 de julio de 2017, ha tenido la obligación de renovación de los Poderes Públicos para garantizar la transición, además, dice haber iniciado el nombramiento de un nuevo TSJ, argumento falaz este, puesto que tal premisa sólo es posible si el Tribunal Supremo de Justicia, es nombrado con todos sus magistrados principales y de todos sus magistrados suplentes. Puesto que el Tribunal Supremo designa a los demás jueces del país, la renovación de aquel haría posible la renovación de toda la judicatura venezolana, incluida la militar. Sin esta composición absoluta no es posible, y, la Asamblea designó una minoría de magistrados principales y suplentes, los reemplazantes de los designados ilegalmente en diciembre de 2015 por la otrora Asamblea Nacional chavista, repitiendo, por tanto, el error garrafal de julio 2016, cuando la Asamblea anuló la designación de una minoría de magistrados sin el debido proceso y sin suspender cautelarmente primero a los magistrados rojos en ejercicio irrito de sus cargos.

Habiendo repetido el error y sin suspender previamente de su ejercicio a los ¨pseudo-magistrados¨ que ocupan indebidamente los cargos, la Asamblea dio pie a ese TSJ espurio y dictatorial a evidentemente no permitir las designaciones recientes e iniciando una brutal casería de estos juristas, que por cierto debo agregar fueron torpes al no advertir de este hecho a los parlamentarios, siendo conocedores del derecho.

Ocasionando lo anterior la continuidad de la anulación del poder legislativo, que tampoco realizó la designación de un nuevo CNE, ahora en un escenario donde es amenazado el cambio de la forma del Estado y la consecución del proyecto comunista. Es decir, la clase política imperante aun no cumple con el propósito de satisfacer las aspiraciones del pueblo venezolano.

Me pregunto yo ¿Entonces esa designación fútil fue adrede? ¿Fue una torpeza? La historia lo dirá.

Ahora bien, es menester señalar que en medio de estos lamentables hechos para la vida del país, una luz se ha encendido en el mundo, la luz de la solidaridad, entre los gobiernos democráticos con quienes la ciudadanía venezolana comparte una visión de Libertad y Democracia, siendo pues a la fecha que más de 40 Estados del Mundo, principalmente de América y Europa no reconocen el fraudulento acto constituyente y además anuncian sanciones los funcionarios criminales y violadores de Derechos Humanos del régimen madurista, dispuestas además, las representaciones gubernamentales de estos Estados a apoyar cualquier decisión que tenga por fin la restauración de la Libertad y Democracia, poniendo fin a la dictadura.

Sentado esto, el CNE y el Ejecutivo Nacional anuncian que este año habrá elecciones regionales, para cumplir el “compromiso” de realizar el proceso atrasado, elecciones amenazadas por el fraude del sistema denunciado y comprobado; elecciones estas que versan en el absurdo y la contrariedad porque, están sometidas a los designios de la Asamblea Constituyente que podrá agregar o sustraer poder a los Estados Federales, o simplemente cambiar la composición político territorial del país o peor aún, suprimir estas entidades, como entidades políticas del Estado, por tanto, dichas elecciones son un engaño, para atrapar a los cómplices o factores seducidos por obtener la botella vacía del poder que ya consumió la tiranía.

A tenor de lo anteriormente expuesto, cabe señalar que factores ajenos a la realidad del país y con una evidente filiación ideológica con el régimen, que componen gran parte de la MUD y AN, han decidido que luego del fraudulento proceso Constituyente ha sido consumado, participar en las elecciones regionales, entonces ¿Es esto un acto de traición? ¿Ignorancia? ¿Ceguera política? O continuidad de una política de errores e inacción que pone de manifiesto los intereses que representan genuinamente, poniendo además en peligro la solidaridad internacional de más de 40 gobiernos del mundo, con claridad de interpretación jurídica y política de lo que sucede en el país, dispuestos a aportar en aras de la solidaridad y libertad, las herramientas necesarias para hallar una salida al conflicto.

Por tanto, hago las siguientes preguntas a esos factores, principalmente a la MUD y la Asamblea Nacional ¿Ustedes no había decretado el abandono del cargo de Maduro este año? ¿Ustedes no había llamado a toda la ciudadanía a ejercer la desobediencia civil? ¿Cómo se interpreta la existencia de un fraude y el ejercicio de la desobediencia civil participando de las instituciones que no os reconocen y en el espíritu de la desobediencia ya no son reconocidas tampoco?

Si bien es cierto, evitar la sumatoria de más víctimas fatales es imperioso en el país, no debe ser tras la cortina de la complacencia, la sumisión y el apego a las líneas del totalitarismo. Sólo podremos evitar más muertes con el fin de la tiranía.

¿Es que acaso 250.000 fallecidos a manos del hampa desde 1999 hasta 2016 no son suficientes? ¿Es que acaso 300 fallecidos en protestas desde 2007 hasta el presente no son suficientes? ¿Es que acaso las muertes de infantes por enfermedad y desnutrición no son suficientes? ¿Es que acaso la dilapidación de 1 billón de dólares en 15 años de renta petrolera no es la mayor condena para el futuro de 32 millones de venezolanos, víctimas de la corrupción, obras inconclusas, ausencia de medicamentos, alimentos y condiciones que garantizan la dignidad ¿Es que acaso el camino es la fraudulenta hipótesis del desgaste? O la verdad es que son conscientes de que no son capaces de tomar las riendas del país y encausarlo por una dirección distinta.

Sólo es posible un escenario electoral, habiendo garantizado el final de la tiranía con los términos de su rendición estipulados; dicho escenario electoral versa en proceso general (local, regional y nacional) transparente, sin la participación de ningún factor gobernante que ha actuado abiertamente en detrimento y violación de los derechos de los venezolanos.

La ciudadanía ya abrió los ojos y, por tanto, sin importar la situación se mantendrá en desobediencia civil de la mano con la resistencia en el país y difundiendo la verdad por el mundo.

La desobediencia, no es la guerra, es la protesta inteligente, que inutiliza y desequilibra al régimen. La desobediencia, es la continuación de la organización ciudadana sin dependencia a mesianismos con el fin de conquistar la Libertad, el país que le permita transformar sus más hermosos sueños en realidades.

¡Libertad o nada!

One Comment

  1. Me niego de manera rotunda a dignificar un proceso eletoral cuyo árbitro a incurrido de manera comprobada en fraude y falsedad . En mi opinión personal cualquier persona o partido que llamandose oposición anuncie su deseo de participar en los siguientes comicios traiciona de manera irreversible la confianza de todos los que luchamos en días pasados, se burla del luto que embarga a la nación por la caída de nuestros jóvenes que pagan con el máximo sacrificio el gravisimo error cometido por sus padres y se descalifican de manera inmediata como líderes de nuestro nuevo país

Tu comentario

Email (no sera publicado)