Logo

Opositores prefieren abstenerse para no legitimar a la dictadura

/ octubre 11, 2017 / Opositores prefieren abstenerse para no legitimar a la dictadura

Dos tercios de los ciudadanos antichavistas afirma no tener confianza para ir a votar en las regionales, según último informe de la encuestadora Varianzas

Prensa Rumbo Libertad, Caracas

Pese al clamor de la MUD para llamar a los ciudadanos a votar en unas elecciones controladas por el régimen, la gran mayoría de los venezolanos, opositores a Nicolás Maduro, habría decidido abstenerse a ejercer el derecho al voto en los comicios regionales a realizarse el 15 de octubre, según un estudio realizado por la encuestadora Varianzas, pues la población no confiaría en las propuestas de quienes se miden en ellas ni ven en estas la resolución de los problemas sociales, políticos y económicos que enfrenta el país.

Por primera vez en años los ciudadanos de Venezuela se acercan a un proceso electoral sin el ánimo de expresarse en las urnas, ya que no existiría la manera de cambiar la realidad actual con la elección de gobernantes con competencias limitadas por la dictadura, además los venezolanos no creen que después de tres meses de protestas que tenían como objetivo un cambio de gobierno y dejaron a su paso más de cien muertos y miles de heridos y detenidos, los partidos políticos de oposición le exijan a la población olvidar los asesinados por la dictadura y el fraude constituyente, para centrarse en unas elecciones claramente viciadas que para el grueso del electorado opositor representan más de lo mismo.

El pasado 30 de julio el régimen impuso unas elecciones para elegir una Asamblea Nacional Constituyente donde sin ningún tipo de recato presentó una cifra falsa al país, y la empresa que había estado al frente de todo el proceso, Smartmatic, dio a conocer con pruebas el fraude de dicho proceso. Pese a este oscuro panorama, la MUD reconoció el fraude electoral pero decidió participar en los siguientes comicios organizados sin garantías y sin tomar en cuenta la decisión más de 7 millones de personas que dijeron sí a quienes asomaban la posibilidad de conformar un gobierno de transición, en el plebiscito del pasado 16 de julio y poner así fin a 18 años de depauperación.

Todas las encuestas evidencian que pese a la mayoría opositora en el electorado, ésta no está dispuesta a asistir a las urnas de votación puesto que tiene muy poca confianza o ninguna en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Asimismo, la escasez de medicinas y alimentos y el alto costo de la vida es lo que realmente distrae la atención en la actualidad de una población cansada del poco compromiso de sus políticos y de sus ambivalencias, que plantean seguir en la jugada de la dictadura para repartirse cargos en el Poder Público regional y municipal a cambio de legitimar a los narcoterroristas en el gobierno central.

A pocos días de que se consume lo que ha sido considerado por muchos espectadores atónitos en Venezuela y el mundo como una alianza entre la falsa oposición y el gobierno dictatorial de Maduro, la encuestadora Varianzas da a conocer cuál es la intención del voto y el resultado no favorece a ninguna de las partes del juego. Aunque la población opositora alcanza un 54,3 por ciento frente a un 21,0 por ciento del oficialismo, un 70,7 siente desconfianza en la MUD y apenas un 20,3 por ciento confía en ella, mientras que un 30,4 por ciento de los opositores están decepcionados y apenas un 18,3 de este electorado se encuentra alegre y esperanzado.

Las problemáticas que aquejan a los venezolanos son actualmente su única prioridad, por lo cual el desinterés por unas elecciones atípicas es entendible. Un 62,2 por ciento ve con preocupación el incremento de personas que deben comer de la basura para sobrevivir y la falta de medicamentos, por lo cual exigen a quienes eligieron como representantes en el Parlamento mayor atención a los temas de interés nacional, y rechazan contundentemente la contienda electoral, la cual a su juicio no resolverá de ninguna manera estos problemas colectivos, sino intereses particulares.

Al consultar cuántas veces al día comen los venezolanos sólo un 53,7 por ciento se alimenta tres veces al día, lo que demuestra que al menos la mitad de la población no recibe la ingesta de alimentos de manera adecuada. La hiperinflación ha hecho que los venezolanos consideren un lujo tener tres comidas en su mesa o ingerir algún tipo de golosina, las cuales se encuentran “por las nubes”, con precios que oscilan entre los Bs. 3.000  y los Bs. 20.000.

La mayoría de los venezolanos no ve ninguna esperanza de vida en el actual gobierno, un 75,2 por ciento exige la salida inmediata de Maduro, mientras que un reducido 22,0 por ciento acepta que culmine su mandato en 2019. Igualmente un 76,7 por ciento considera que el país va por muy mal camino frente a un 7,7 por ciento que cree que transita por el camino adecuado.

Con estas nada favorecedoras opiniones de los ciudadanos, el régimen chavista y la MUD se medirán en un acto rechazado por la Resistencia, que asegura volver a las calles contra la voluntad de todos los partidos políticos, pero con el apoyo de la comunidad nacional e internacional, que ha reaccionado ante la complicidad existente entre la narcodictadura terrorista y todos los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática, que en muchas oportunidades ha servido como emisaria del régimen para pedir que no se apliquen sanciones contra los funcionarios chavistas, a cambio de cuotas de poder y financiamiento a sus campañas electorales.

Tu comentario

Email (no sera publicado)