Logo

Conciencia republicana

/ junio 7, 2017 / Conciencia republicana

Por @DavidGuenni

Si tuvieras conciencia republicana no le llamarías Gobierno al chavismo: le llamarías régimen, junta o satrapía comunista – con el prefijo narco, que nunca está de más.

Si tuvieras conciencia republicana boicotearías cualquier convocatoria a marcha o a cualquier actividad que se base en exigencias o reivindicaciones ante los organismos controlados por los sátrapas. Aceptarías sólo acciones, tácticas y estrategias de desconocimiento y desobediencia.

Si tuvieras conciencia republicana entenderías rápidamente que lo anterior se basa en el principio de no-legitimación de lo que es ilegal, ilegítimo e ilícito (tanto en origen como en ejercicio).

Si tuvieras conciencia republicana, por ende, jamás hubieses aceptado ir a ningún proceso electorero con organismos directamente controlados por la junta; mucho menos te hubieses sentido representado en ninguna farsa dialoguera entre miembros de la satrapía. Además, hubieses tomado en consideración, luego, que cualquier nombramiento emanado de dichos procesos electoreros o dialogueros es igual de nulo e inaceptable que los procesos mismos.

Si tuvieras conciencia republicana ni te atreverías a llamarle Presidente, Fiscal, Magistrado, Diputado, Gobernador… a ninguno de los repulsivos delincuentes que usurpan y pisotean cargos como esos. Las investiduras en una república son una cosa seria, y no se les escupe ni con la palabra.

Si tuvieras conciencia republicana no andarías por ahí repitiendo que hasta que no se consolide una mayoría electorera gigantesca y hegemónica, a favor de la “Oposición”, no se pueden generar cambios en este país. Al contrario: hubieses defendido la necesidad de cambios radicales, desde el primer día en que aquí se abusó del primer venezolano víctima de este maldito sistema.

Si tuvieras conciencia republicana no tolerarías -ni un segundo más- la existencia de un adefesio electorero y propagandístico como la MUD, y tampoco necesitarías pruebas físicas para darte cuenta de que son una mafia colaboracionista, brazo de la satrapía destinado a la contención política de las clases medias. Entenderías que, al igual que con todas sus predecesoras, el servilismo, la incoherencia y el apaciguamiento que proyecta la MUD son argumentos suficientes como para incluirla en la lista de los intolerables enemigos internos de Venezuela.

Si tuvieras conciencia republicana aborrecerías la simbología, el lenguaje, la lógica, la narrativa, el discurso y la cosmovisión que constituyen el andamiaje psíquico de este régimen. Jamás te atreverías a, por ejemplo: usar la bandera de ocho estrellas, repetir las estupideces sobre el “fascismo”/”militarismo”, multiplicar el dañino chistecito sobre la “patria” o pensar que el remedio a la economía es seguir interviniéndolo todo.

Si tuvieras conciencia republicana hubieses identificado rápidamente la naturaleza ideológica del movimiento cuasitotalitario que dio a luz a este sistema. Esto es el marxismo del siglo XXI. Créeme: no te hubiese tomado casi 20 años empezar a hablar de comunismo, con aquella timidez que indica que todavía te sientes inseguro a la hora de llamar las cosas por su nombre. Y nos hubieses ahorrado toneladas de esfuerzos invertidos en lo más básico: diagnosticar correctamente al enemigo para poder combatirlo.

Si tuvieras conciencia republicana habrías condenado, de entrada, la Constitución socialista de 1999, por inconstitucional y por ser un puente leguleyo hacia el comunismo. Así, no estuvieras hoy, cual enfermo con Síndrome de Estocolmo, defendiendo y alabando el instrumento que ha servido para destruirte a ti, a tu familia, a tu Nación y a tu país, ante el prospecto de que se consume la transición hacia el “Estado” neosoviético.

Si tuvieras conciencia republicana frecuentemente pedirías la cabeza de cuanto pseudopolítico sinvergüenza se aparece por ahí mostrando sus costuras de mercachifle, especialmente en horas tan aciagas, delicadas y graves como éstas.

Si tuvieras conciencia republicana entenderías quiénes están detrás de esta satrapía: conocerías al Foro de São Paulo y sabrías que fuimos su caja chica y su sala de experimentación, comprenderías cuál es el sentido -en vez de siempre tomártelo a la ligera- del tutelaje y la ocupación cubanos dentro de este proyecto globalista, y terminarías de aceptar que no existe tal cosa como «Gobierno venezolano» porque el centro de poder NO se encuentra ni en Caracas ni en ningún otro enclave del territorio nacional.

Si tuvieras conciencia republicana serías orgullosamente lo que hoy llaman radical (creyendo que con eso insultan); porque sólo entendiendo que en la raíz del hombre está la Libertad, es que puedes sintonizarte con la disposición anímica que una guerra por la República requiere.

Pero no la tienes. No tienes conciencia republicana y tampoco eres un radical. Eso te convierte, por defecto y en el mejor de los casos, en un estorbo para la independencia de Venezuela… un obstáculo para conquistar el porvenir. En el más típico de los casos eres un colaboracionista más. Eres parte de ese porcentaje de personas que pregunta y tú, ¿qué propones? sin querer aceptar que el mayor aporte que le puede hacer a la Nación es callarse la boca.

¡Libertad o nada!

One Comment

  1. Excelente y magistral descripción de lo que representa tener Conciencia Republicana, en base a las reacciones que deberían estar prohibidas, de poseer verdadera Conciencia Republicana. Mas claro no canta un gallo y, lamentablemente se nos han pasado 18 años predicando en el desierto, y, tildandonos de “radicales” como tu muy acertadamente lo indicas en tu Escrito, teniendo que convivir con los llamados “oposición”, pero….. colaboracionistas, en gran numero de ciudadanos.
    Esplendido el lema de Ustedes…….¡Libertad o nada!

Tu comentario

Email (no sera publicado)